Los fuegos arrasadores

Haz clic para enseñar o esconder las secciones. Qué hacer...

Antes de un fuego arrasador

Los fuegos arrasadores son comunes en Texas, especialmente después de largos periodos de sequía. Pueden propagarse rápidamente y producir humos peligrosos, poniendo en riesgo propiedades, vidas y la salud. Ayuda a reducir tus riesgos informándote sobre cómo responder.

Cuando la amenaza de un fuego arrasador sea alta, sintoniza la radio o la televisión o infórmate en el Servicio Meteorológico Nacional sobre la Radio Meteorológica del NOAA. Está preparado para evacuar inmediatamente.

Toma las siguientes precauciones:

  • Estaciona tu coche en dirección a la ruta de escape y mantén las ventanas cerradas para evitar que entre el humo.

  • Carga el juego de suministros para desastres de tu familia en el coche y mantén a la mano las fotos de tu familia y otras cosas que planees llevarte contigo.

  • No dejes que los niños u otros miembros de la familia se alejen de la casa.

  • Viste ropa que te proteja (camisas de manga larga y pantalones largos) y guarda un pañuelo en el bolsillo para proteger tu rostro.

  • Encierra todas las mascotas en un cuarto o un área específica del patio para que puedas reunirlas rápidamente.

  • Deja encendidas las luces de tu casa para que los bomberos puedan verla a través del humo denso.

  • Antes de irte, llama a un contacto que esté fuera de la ciudad y dile a dónde piensas ir.

Durante un fuego arrasador

Peligros para la salud causados por el humo de los incendios

El humo puede representar un grave riesgo para la salud, especialmente si tienes una enfermedad crónica del corazón o los pulmones. Los niños y los adultos mayores también corren un riesgo mayor. Incluso la gente que está sana puede verse afectada en condiciones en las que haya mucho humo.

El humo de los fuegos arrasadores es una mezcla de gases y partículas finas resultantes de árboles y plantas que se están incendiando. Puede dañar los ojos, irritar el sistema respiratorio y empeorar los síntomas de enfermedades ya existentes.

Entre los síntomas comunes de exposición al humo se encuentran:

  • Tos
  • Carraspera
  • Irritación en los senos paranasales
  • Falta de aliento
  • Dolor de pecho
  • Dolores de cabeza
  • Ardor en los ojos
  • Goteo nasal

Si presentas cualquiera de estos síntomas, toma las siguientes medidas:

  • Limita las actividades al aire libre lo más que puedas.

  • Si tienes que salir, mantén cerradas las ventanas y las puertas de tu casa.

  • Pon a funcionar el aire acondicionado con la entrada de aire exterior cerrada y usa filtros de alta eficiencia para partículas de aire (HEPA).

  • Evita cocinar en la mayor medida posible.

  • No enciendas velas ni uses chimeneas.

  • No uses aspiradoras que pudieran levantar el polvo que ya está en el interior de tu casa.

  • Mantén las vías respiratorias húmedas tomando agua en abundancia. Como una ayuda para aliviar la resequedad, respira a través de un paño tibio y húmedo.

Después de un fuego arrasador

Los fuegos arrasadores en Texas pueden propagarse rápidamente, afectando vidas y propiedades. Pero aun después de extintos los fuegos, las personas deben tener cuidado para evitar lesiones cuando regresan a casa para empezar el proceso de recuperación. Ten presentes los siguientes peligros:

Cenizas
Los adultos deben usar un respirador protector (N-95 o P-100) al limpiar las áreas en las que no se puedan controlar las partículas.

Las cenizas y el polvo de los edificios calcinados podrían contener químicos tóxicos y causantes de cáncer, incluidos el asbesto, el arsénico y el plomo. No debe haber niños en el área mientras se lleve a cabo la limpieza.

Electricidad
Evita el tendido eléctrico caído o dañado. Un técnico calificado debe hacer las reparaciones eléctricas.

Monóxido de carbono
Coloca los generadores, las lavadoras a presión y demás dispositivos que consumen combustible a al menos 50 pies de distancia de la casa y lejos de puertas y ventanas abiertas para evitar la intoxicación por monóxido de carbono.

Para obtener más información, consulta sobre: La intoxicación por monóxido de carbono

Gas natural
No entres a un área o edificio donde huela a gas. No prendas la luz ni enciendas fósforos. Abandona el área inmediatamente, y luego llama al 911.

Gas propano
Si el tanque de propano de la casa está dañado y tiene fugas, llama al 911 y a tu proveedor de servicio de gas propano. No transportes tanques de propano con fugas en el coche ni los deseches en la basura.

Alimentos
Tira los alimentos que pudieran estar echados a perder, que se hayan descongelado o que hayan estado en contacto con materiales peligrosos, como químicos para retardar el fuego o cenizas.

Las pérdidas de electricidad en las unidades de refrigeración y congelación pueden causar que los alimentos se echen a perder. Si no estás seguro de que algún alimento se pueda consumir sin peligro, tíralo.

Agua
Verifica con tu proveedor de agua si se puede tomar el agua sin peligro, dado que pudo haber ocurrido una pérdida de presión durante el incendio.

Podría ser necesario desinfectar el agua proveniente de un sistema de agua dañado o de un pozo hirviéndola por un minuto o agregando 1/8 de cucharita de blanqueador sin aroma por galón de agua y dejándola reposar por 30 minutos.

Escombros
Vacúnate contra el tétanos si no te has puesto una dosis de refuerzo en los últimos 10 años o si no recuerdas cuándo fue la última vez que te vacunaste, y ten cuidado.

El vidrio roto, los cables expuestos, los clavos, la madera, el metal, el plástico y los demás escombros pueden causar heridas punzantes, cortes y quemaduras. Los árboles y ramas que caen mientras se usan sierras de cadena pueden causar graves lesiones.

Para obtener más información, consulta sobre:El tétanos

Salud mental
La salud mental también es un motivo de preocupación cuando las personas se enfrentan a los eventos traumáticos en torno a un incendio. Después de un incendio es común sentir miedo, tristeza y culpabilidad.

La persona podría tener problemas para conciliar el sueño o sentirse nerviosa, irritable o atontada. Estos síntomas son normales, pero hay varias cosas que la gente puede hacer para superar los eventos traumáticos:

  • Toma descansos durante los trabajos de limpieza y no te excedas. Descansa, toma agua en abundancia y acepta la ayuda de los demás.

  • Retoma tantas de las rutinas personales y familiares como sea posible, y busca formas de relajarte; haz cosas que tu familia y tú hayan disfrutado en el pasado.

  • Haz ejercicio, pero hazlo en interiores si la calidad del aire no es aceptable.

  • Habla de tus experiencias y sentimientos con tu familia, con amigos o un miembro del clero, y lleva un diario.

  • Los momentos difíciles pueden llevar a algunas personas a consumir alcohol o drogas para sobrellevar el estrés. A la larga, eso no ayuda en nada y puede en cambio ocasionar otros problemas.
Para obtener más información, consulta sobre:La recuperación de las secuelas emocionales de un desastre