Los tornados

Haz clic para enseñar o esconder las secciones. Qué hacer...

Antes de un tornado

Un tornado es una nube giratoria en forma de embudo que se desprende de un nubarrón de tormenta y cae a la superficie. La velocidad de los vientos en remolino puede ir desde 75 millas por hora hasta 300 millas por hora.

Los tornados pueden llegar a medir una milla de ancho y viajar hasta 50 millas, a menudo cambiando de dirección de manera irregular.

Los tornados son uno de los tipos de tormenta más violentos que hay en la naturaleza. Son comunes en Texas, particularmente durante la primavera.

Antes de que ocurra un tornado:
Infórmate sobre los sistemas de alerta al público que hay en tu área. La mayoría de las comunidades en riesgo de tornados usan sirenas para alertar a sus residentes.

Aprende la diferencia entre el aviso de tornado (tornado watch) y alerta de tornado (tornado warning).

El aviso significa que es posible que se formen tornados. La alerta significa ya se ha visto un tornado o que se le ha detectado con un radar, y debes buscar refugio de inmediato.

La preparación contra un tornado:

  • Haz una inspección de tu casa, prestando especial atención a las paredes y el techo.

    Tal vez necesites hacer algunas mejoras, como sujetar con tornillos las paredes a los cimientos o colocar "ganchos para huracanes" que unan los soportes de madera de las paredes a las vigas del techo.

  • Si tu casa no tiene sótano o un sótano para tormentas, ubica el cuarto más seguro de tu casa y desígnalo como tu refugio en caso de tormentas.

    Un cuarto interior sin ventanas, como un armario, un baño o el espacio que hay debajo de las escaleras, podría ser el lugar más seguro.

  • Las casas móviles (incluso aquellas con sujeciones) no son seguras durante un tornado. Si vives en una casa móvil, haz planes para refugiarte en un edificio sólido cercano.

    Si no hay ninguno, busca un área baja en exteriores, como una zanja, y haz planes para ir ahí durante una advertencia de tornado. Tiéndete boca arriba sobre el piso y hazte bolita.

  • Otra opción es construir un cuarto de seguridad. Los cuartos de seguridad son refugios sobre el nivel del suelo construidos para resistir vientos con la fuerza de un tornado y los escombros que los acompañan.

  • Puede reforzarse un cuarto ya existente, como un baño en el interior de la casa, para que funcione como cuarto de seguridad al tiempo que siga funcionando como baño.

Durante un tornado

Cuando se aproximen condiciones meteorológicas adversas es posible que no se puedan ver aún las nubes con forma de embudo, así que aprende a identificar otras condiciones del tiempo que pudieran indicar actividad de tornados:

  • Un cielo oscuro o verdoso
  • Nubes grandes, oscuras y bajas
  • Granizo de gran tamaño
  • Un fuerte rugido que suena como un tren de carga

Si te encuentras con alguna de estas señales,

  • Localiza tu juego de emergencia

  • Ve a tu refugio inmediatamente y sintoniza la radio o televisión locales, o infórmate en el Servicio Meteorológico Nacional sobre la Radio Meteorológica del NOAA.

  • Ayuda a alertar a otros reportando cualquier avistamiento de tornados a los medios

En tu coche:
Si ves un tornado mientras vas manejando, para el coche y sal de él. Busca el sitio más bajo, como una zanja, y hazte bolita.

No busques refugio debajo de un paso a desnivel, ya que la velocidad del viento puede ser mayor en los pasadizos angostos.Nunca trates de ganarle a un tornado en tu coche.

En la escuela, la oficina o los centros comerciales:
Si estás en una escuela o un complejo de oficinas, ve al sitio designado como refugio. Si no lo hay, el lugar más seguro es el sótano o un pasillo interior en el piso más bajo.

Si estás en un centro comercial, aléjate lo más posible de las puertas y las ventanas de vidrio. Si estás en un edificio con techo de larga envergadura, como un gimnasio o auditorio, busca refugio en otro lugar.

Después de un tornado

Aunque el tornado haya pasado, el peligro no ha terminado. De hecho, la mitad de las lesiones relacionadas con los tornados ocurren después de la tormenta. Antes de que salgas de tu refugio, observa el área exterior y evalúa los peligros potenciales.

Una vez en casa, toma las siguientes precauciones:

  • Extrema las precauciones al entrar a casas u otras estructuras dañadas.

  • Mantente alerta de los árboles y ramas inestables. La caída de ramas de los árboles es una de las causas principales de lesiones y de muerte una vez que pasa un tornado.

  • Los cables del tendido eléctrico son un grave peligro de electrocución. Nunca toques cables eléctricos ni ningún objeto que esté en contacto con ellos, incluida el agua.

  • No entres a casas inundadas si es posible que la electricidad aún esté conectada. Informa a las autoridades de cualquier peligro eléctrico.

  • Si hueles gas en tu casa, cierra la llave de paso de la tubería y llama a la compañía de gas. Abre puertas y ventanas. No fumes, enciendas velas ni uses fósforos.

  • Usa zapatos o botas resistentes, pantalones largos, ropa de manga larga y guantes al limpiar.

  • Ayuda a evitar lesiones al usar sierras y herramientas eléctricas aprendiendo a manejarlas de manera apropiada, y sigue siempre los procedimientos de seguridad recomendados.

  • Siempre que sea posible, usa linternas que funcionen con pilas y faroles en vez de velas.

Toma las siguientes precauciones para evitar enfermedades:

  • Tira los alimentos de tu refrigerador si este ha alcanzado una temperatura ambiente. Los alimentos que aún estén parcialmente congelados o "fríos de refrigerador" pueden comerse sin peligro. En caso de duda, es mejor tirarlos.

  • No tomes agua de la llave hasta que las autoridades digan que es seguro hacerlo. En su lugar, toma agua embotellada o hierve el agua de la llave al menos un minuto antes de tomarla.

    También puedes desinfectar agua con cloro o yodo (sigue las instrucciones del paquete), o con blanqueador normal para uso en el hogar en esta proporción: un octavo de cucharita (aproximadamente ocho gotas) por cada galón de agua.

    Esteriliza los recipientes de agua y los vasos para tomarla con una solución de blanqueador para uso en el hogar.

  • La intoxicación por monóxido de carbono es un peligro que se puede evitar durante los apagones de luz. Nunca uses generadores, estufas de acampar ni asadores de carbón en el interior de la casa, en la cochera o cerca de ventanas, puertas o rejillas de ventilación abiertas.

    El monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro que puede acumularse y causar enfermedades repentinas o la muerte. Si te sientes mareado, aturdido o con náuseas, busca atención médica de inmediato.

    Para obtener más información, consulta sobre:
  • Intoxicación por monóxido de carbono

  • Después de un tornado, normalmente se crean condiciones meteorológicas con mucho calor y humedad. Puede que no tengas aire acondicionado por un largo periodo de tiempo.

    Evita las enfermedades relacionadas con el calor tomando líquidos en abundancia y teniendo cuidado de no hacer esfuerzos excesivos al limpiar y reparar los daños.

  • Al limpiar los escombros, ten cuidado con los trozos de vidrio y los clavos expuestos, una de las causas principales del tétanos.

    Si te pinchas con un clavo o te haces una herida profunda, vacúnate contra el tétanos.

    Para obtener más información, consulta sobre:
  • El tétanos
  • Es común experimentar angustia emocional después de un tornado. Date a ti mismo y a los miembros de tu familia tiempo para llorar las pérdidas.

    Para obtener más información, consulta sobre:
  • Cómo recuperarse de las secuelas emocionales de un desastre