El Moho

El moho crece en condiciones de humedad constante y puede empezar a crecer dentro de 24 horas después de una inundación.

Las esporas del moho pueden causar síntomas alérgicos, dolores de cabeza, bronquitis, crisis asmáticas, irritación pulmonar e irritaciones de la piel. Las personas con asma u otras enfermedades pulmonares, con sistemas inmunológicos afectados, los bebés y las personas edad avanzada es más probable que desarrollen enfermedades relacionadas al moho.

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS) ofrece las siguientes sugerencias para controlar el moho: