Calor extremo

El calor puede ocasionar graves problemas de salud. Normalmente los adultos mayores, los niños muy pequeños, los enfermos y aquellos sin acceso a aire acondicionado son los más seriamente afectados por el calor.

Los síntomas de una enfermedad causada por el calor incluyen:

Tan pronto aparezcan los primeros signos de enfermedad causada por el calor:

Si no se remplazan pronto los líquidos en el cuerpo podría producirse un golpe de calor, causando:

Para ayudar a una persona que muestre síntomas graves:

Permanecer en un área con aire acondicionado es la manera más efectiva de combatir el calor. Si no hay aire acondicionado disponible, cierra las persianas de las ventanas y usa la ventilación cruzada y ventiladores para enfriar los cuartos. Una manera efectiva de refrescarse es con una ducha o baño de agua fría.

Los niños en particular pueden llegar a deshidratarse rápidamente. Necesitan tomar líquidos frecuentemente, especialmente agua, y usar ropa holgada y de colores claros. Evita las bebidas excesivamente endulzadas o que contengan cafeína.

Revisa a los niños con frecuencia, especialmente si están jugando afuera en altas temperaturas. No les pongas ropa gruesa a los bebés ni los envuelvas en cobijas.

Revisa a los adultos mayores con frecuencia, así como a quienes estén enfermos o pudieran necesitar ayuda.

Estas son otras medidas de precaución:

La mejor defensa contra las enfermedades a causa del calor es la prevención.

Mantenerse fresco, tomar muchos líquidos, vestir ropa fresca y vigilar las actividades al aire libre son clave para estar sano en tiempos de calor.