La intoxicación por
monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro e insípido. Varios aparatos del hogar, como las herramientas y los generadores que funcionan con gasolina, producen monóxido de carbono.

Cualquier cosa que se quema puede producir monóxido de carbono. Los gases son sumamente peligrosos y pueden causar enfermedades repentinas o la muerte.

Los peligros del monóxido de carbono
El monóxido de carbono disminuye la capacidad de la sangre de transportar oxígeno a los órganos y a los tejidos del cuerpo.

Este gas no puede verse ni olerse, de manera que a menudo las personas no saben que lo están respirando. La intoxicación puede ocurrir en solo minutos.

Casi todos están en riesgo, pero el monóxido de carbono es especialmente peligroso para los bebés, las mujeres embarazadas y los bebés que llevan en el vientre, así como para los adultos mayores con problemas del corazón o respiratorios. También puede afectar a las mascotas.

Causas de la intoxicación por monóxido de carbono
En situaciones de desastre, la intoxicación por monóxido de carbono ocurre normalmente debido a una operación inadecuada de los generadores.

Los gases provenientes de los generadores pueden acumularse en áreas cerradas e intoxicar a las personas.

La intoxicación por monóxido de carbono también puede ocurrir cuando no se usan de manera correcta las estufas de gas, los faroles, los asadores de carbón, las cocinas económicas, las secadoras de gas y los calentadores de agua, los automóviles y los sistemas de calefacción.

Síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono

Si experimentas alguno de estos síntomas, sal de la casa y busca atención médica inmediatamente.

La prevención de la intoxicación