Terrorismo biológico

El bioterrorismo, o un ataque biológico, es la liberación intencional de gérmenes u otras sustancias biológicas, como toxinas y sustancias venenosas, que pueden causar enfermedades y la muerte en las personas.

A diferencia de una explosión, un ataque biológico puede ocurrir de manera secreta y puede que no sea fácil de detectar.

Los trabajadores sanitarios deberán reconocer patrones inusuales de enfermedades y establecer una correspondencia entre los síntomas de las primeras víctimas y un agente biológico en particular.

La mayoría de la gente se entera de que ha habido un ataque bioterrorista por medio de información, escuchada o leída, proporcionada por líderes en las áreas de emergencias y de la salud.

En caso de que llegara a ocurrir algún incidente de bioterrorismo, haz caso a lo que el personal de los servicios de emergencia y salud pública te pida que hagas. Tu cooperación es sumamente importante.

En caso de un ataque biológico:

Ve la televisión, escucha la radio, lee el periódico o consulta en Internet para enterarte de las noticias oficiales, incluyendo lo siguiente:

Qué hacer para protegerte y proteger a tu familia:

Ten en cuenta tu propia salud y a la de tu familia, tal como lo haces ahora. Además:

Si sabes de personas que tienen síntomas o enfermedades inusuales o que estén enfermas en una época del año fuera de lo normal, infórmaselo al departamento de salud local.

Máscaras antigás

Hay muchos tipos de máscaras de gas, pero ninguno de ellos protege contra todos los químicos y gérmenes.

Como lo más seguro es que un ataque químico o biológico ocurra por sorpresa, sería necesario usar una máscara de gas las 24 horas del día para estar bien protegidos.

El uso de las máscaras antigás implica en sí mismo ciertos riesgos, especialmente para las personas con ciertos problemas respiratorios.